Blog

16-04-21 - Aprender con libros, a la antigua

Una pila de libros

Hoy en día es muy cierto que en el internet podemos encontrar prácticamente toda la información y todo el conocimiento producido por la humanidad... si sabemos buscarlo y filtrar la paja de la sustancia. Hay cientos o miles de cursos, tutoriales, sitios de información general, documentaciones, para aprender programación y desarrollo web. Muchos de esos recursos incluso son gratis, otros, como los cursos online en sitios como Udemy, Coursera, etc, realmente tienen precios muy accesibles, casi siempre hay varios en oferta y fácilmente puedes encontrar alguno que trate sobre el tema espécífico que buscas.

Y sin embargo, todavía hay algo que me parece especial, e importante, sobre aprender con base en libros, digitales o físicos, pero libros.

Especialmente si lo comparamos con la infinidad de recursos gratuitos que hay disponibles, desde tutoriales en video a páginas de texto, un libro es algo que se hace con mayor planeación y cuidado, que toma tiempo, que tiene un costo de producción. El autor del libro seguramente pasa muchas horas pensando tan sólo en la estructura temática que va a tener éste, cómo un tema lleva a otro y se conecta con el todo como un sistema, además una vez terminado pueden pasar meses revisando el libro antes de publicar, asegurándose de que tenga congruencia, que no tenga errores, que todo esté explicado de la manera más actualizada y con las mejores prácticas, puede pasar por varias manos y ojos, no sólo las del autor.

Un creador de contenido que se siente obligado a sacar un video diario, lo que salga, no tiene la posibilidad de revisar lo que ya ha publicado, raras veces tiene alguna retroalimentación sobre el método que está enseñando más allá de los comentarios de sus seguidores. Muchas veces pasan más tiempo editando el video que creando el contenido, porque eso es lo que les va a dar más vistas, likes y suscriptores. Muchos de ellos tienen otro trabajo y crean contendo sólo en su tiempo libre —no me malinterpreten, agradezco y admiro mucho la pasión y entrega de quienes lo hacen así, definitivamente ayudan a poner el conocimiento al alcance de muchos; pero lo que sufre con eso es la calidad del contenido.

¿Cuántas veces no has comenzado a seguir un tutorial de YouTube o curso en línea que, aparentemente, es exáctamente lo que necesitas para empezar o seguir tu aprendizaje, y al poco tiempo tienes la sensación de que estás perdiendo el tiempo, de que no es lo que buscas? A mí me pasado. Con un libro puede pasar también, no diré que no, sin embargo, la información que encontramos en el libro la mayoría de las veces es más completa por lo que incluso si no indaga en el tema específico que estamos buscando, es más fácil aplicarlo y extrapolarlo a nuestro proyecto. En los recursos de internet, en mi experiencia, la desventaja es que la información suele estar demasiado condensada, enfocada a un tema muy específico en pequeños proyectos aislados y la mayoría de las veces superficiales que se vuelve difícil generar un conocimiento aplicable a algo diferente.

En general, por supuesto que reconozco las ventajas de utilizar todos los recursos que tenemos a la mano y hoy en día es verdaderamente impresionante la cantidad de información que tenemos a sólo unos cuantos clicks de distancia con el internet; pero aún hay algo que me llama de aprender en los libros, a la antigua, creo que no se debería perder eso tan fácilmente.

Próximamente haré una serie de recomendaciones de libros para aprender desarrollo web y programación, especialmente para los que están comenzando.

* Crédito foto: Artem Beliaikin from Pexels.